tyq-0lpp6e4-edu-lauton-700x476

February 14, 2012

¿Pueden las escuelas crear una cultura de aprender haciendo?

¿Qué pasaría si tuviéramos una cultura de “hacer” en lugar de una cultura de “conocer” en nuestras escuelas?

¿Pueden las escuelas crear una cultura de aprender haciendo?

Por Liz Dwyer
Publicado en Good Magazine, 31 de enero de 2012

¿Qué pasaría si tuviéramos una cultura de “hacer” en lugar de una cultura de “conocer” en nuestras escuelas? Esa fue la pregunta planteada por Bill Ferriter, profesor de sexto grado de artes del lenguaje y otros tres educadores, en el pasado fin de semana del EduCon, una conferencia de innovación educativa celebrada en Filadelfia.

Ferriter escribe en su blog, The Tempered Radical (El templado radical), que al grupo se le ocurrió la pregunta durante una sesión diseñada para llevar a los educadores a soñar en grande y desarrollar soluciones ambiciosas para los problemas que enfrentan las escuelas. Además lo fundamental de conocer el contenido académico, escribe, a los estudiantes a menudo se quejan de sentirse desconectado de lo que están aprendiendo, porque nunca se les da la oportunidad de aplicar sus conocimientos de manera significativa. Modelos como el aprendizaje-servicio (service learning) se ha comprobado que aumenta la participación de los estudiantes y reduce la tasa de deserción escolar, sin embargo, la cargada cultura de la escuela ha creado un entorno donde los maestros simplemente cubren el plan de estudios y los estudiantes regurgitan los hechos en una prueba.

Ferriter dice que su grupo se dio cuenta de que “tienen que trabajar para tomar medidas activas para redefinir casi todo acerca de nuestras escuelas“, con el fin de crear una cultura del hacer. Los maestros tendrían que cambiar la filosofía de calificación del enfoque actual “en el dominio del contenido” hacia un orden superior, “centrado en demostrar la capacidad de aplicar los contenidos a situaciones nuevas.” La decisión de promover a un estudiante al siguiente nivel se basa en “el uso de artefactos para comprobar los niveles de dominio.” Fuera del aula, las decisiones del presupuesto escolar serían menos acerca de los libros de texto y más sobre la financiación de los niños “la oportunidad de interactuar con su mundo.”

Cada miembro del equipo de Ferriter se comprometió a dar los pasos hacia el aprendizaje práctico (learning by doing) en sus propias aulas, como la introducción de “tareas significativas” en la experiencia del aula. Ferriter reconoce que muchos maestros temen quedarse atrás en la programación docente si cambian su enfoque, pero él dice que vale la pena el riesgo si esto significa que los estudiantes pueden adquirir un amor más profundo del aprendizaje, porque en realidad están aplicando sus conocimientos. Si realmente vamos a innovar nuestra manera de salir de la recesión, vamos a tener que asegurar que los estudiantes saben cómo hacer algo con su educación.

 

Fuente: Can Schools Create a Culture of Learning By Doing?, Good Magazine Online.
http://www.good.is/post/can-schools-create-a-culture-of-learning-by-doing/

Traducción al español: MPayán

Leave a comment to ¿Pueden las escuelas crear una cultura de aprender haciendo?

  1. Este es un comentario muy frecuente de las empresas que contratan a alumnos recien egresados de sus licenciaturas. Muchas veces el conocimientos está desconectado de las experiencias reales de la vida laboral. Creo que iniciativas como ésta ayudarán a cerrar la brecha que hoy existe entre la educación y la industria.

Comments are closed.